A este Roomba lo puedes programar desde tu Smartphone para que te limpie la casa a cualquier hora del día durante los 7 días de la semana (como hago yo je je). Además, lo puedes mandar a limpiar estando sentada en tu PC o desde el patio de tu casa, incluso desde más lejos, por ejemplo, si se te olvidó configurarlo, pero te acordaste de camino al Mercadona puedes activarlo fácilmente siempre y cuando tengas conexión WiFi.

Este cacharrito limpia sin problemas un piso estándar de unos 80 o 90m2 en un ciclo, tardaría alrededor de 1 hora aunque depende que tan sucio esté. Por el contrario, si tu piso es como el mío que es más grande (casi unos 110 m2), entonces tendrá que volver a su base de carga y terminar el ciclo, eso significa que después de cargarse no volverá al punto donde había quedado, sino que comenzará otro ciclo de cero.

Algo que me gusta mucho de este robot es su potencia y velocidad de succión en cualquier superficie (por eso hace más ruido que los robots chinos), no importa que sea un piso de piedra, baldosa, moqueta, madera u otro tipo de material, lo dejará impecable siempre y cuando no sea muy oscuro porque si no se puede desorientar. También limpia fácilmente las alfombras tanto de pelo fino como grueso (de hasta 2cm de largo), aunque no es tan potente como los modelos más nuevos que tienen un turbo especial.

Igual pasa con los pelos de los animalitos, este Roomba 691 no tiene el cepillo rotatorio de goma como los modelos 900 que evita que el pelo se enrede seguido, pero si tú tienes una mascota que no suelta pelo muy grueso va fantástico, los de mi perrita (Yorkshire) los limpia sin trabarse y lo mismo pasa con los pelos de gato.

Este robot aspirador 961 se puede conectar mediante WiFi al igual que los modelos más costosos. Y se diferencia de los modelos 615, 605 y similares que no tienen esta función (solo funcionan con un mando o mediante el botón principal CLEAN).

Utiliza el sistema de navegación iAdapt 1.0 que le permite moverse y adaptarse a los obstáculos del entorno sin mayor dificultad (solo los modelos 900 superan este sistema con el iAdapt 2.0 que incluye una cámara para trazar mapeados).

El Roomba 691 tiene unos sensores exclusivos (Dirt Detect) que le permiten saber en qué punto hay más suciedad, para así concentrarse en ella hasta que quede limpio (por esto la duración de la batería se puede reducir).

Es de las pocas marcas dentro del mercado que incluye dos cepillos en el robot, uno para quitar la suciedad y otro para recogerla. Se puede abrir y limpiar el depósito de basura fácilmente, además los repuestos (en caso de ser necesario) se consiguen fácilmente a través de la misma marca. Funciona con una batería de litio (con mejores prestaciones), significa que a diferencia de las APS y Xlife (de los modelos 605 , 615, 650, etc.) pasará mucho más tiempo antes que tengas que reemplazarla.

Como casi todos los Roomba limpian aleatoriamente (yéndose a cuál habitación se les cruce) los chicos de iRobot pensaron en una solución y ahora nos incluyen en el paquete una pared imaginaria (Virtual Wall), que la podemos usar a nuestra conveniencia como una barrera “anti-escapes”.

El sistema de limpieza patentado en 3 fases lo captura todo, desde pequeñas partículas hasta suciedad de gran tamaño, incluso pelo de mascotas. El cabezal de limpieza autoajustable adapta automáticamente su altura para mantener los 2 cepillos multisuperficie en contacto constante con los diferentes tipos de suelos y, así, limpiar eficazmente tanto suelos como alfombras

Los sensores Dirt Detect reconocen las áreas donde la suciedad se concentra y alertan al robot para que las limpie en profundidad Supervise y programe la limpieza desde cualquier lugar con la app iRobot HOME; limite la limpieza y proteja objetos delicados o bebederos de mascotas con la pared Virtual Wall Dual; compatible con Alexa


Ultimos clicks