La sociedad avanza a un ritmo vertiginoso, y la movilidad dentro de las ciudades está cambiando por necesidad. No es viable que todos nos movamos en nuestros coches personales, y es por ellos que desde las administraciones, sector privado y los propios usuarios se buscan alternativas. Opciones como los patinetes eléctricos, ya sea propio o de alquiler, están ganando terreno rápidamente, dando lugar a vacíos en la regulación.
Actualmente la DGT se encuentra analizando la futura regulación de los patinetes eléctricos, pero mientras tanto estos vehículos llenan aceras y calzadas, sin protección o regulación clara. ¿Qué pasa si tienes un accidente con un patinete eléctrico?

¿Qué pasa si tienes un accidente con un patinete eléctrico?

Los accidentes ocurren todos los días, todos hemos sido testigos de alguno y la mayoría nos hemos visto involucrados directamente en alguna ocasión. En el caso de los vehículos, el resultado de un accidente se transforma en responsabilidades para una o varias partes implicadas. Si uno de los vehículos implicados responsables es un patinete eléctrico que no tiene ningún tipo de seguro nos encontraríamos ante una enorme responsabilidad personal del conductor, ante la que tendría que responder con su patrimonio.
Por ello, si conducimos patinetes eléctricos debemos tener en cuenta nuestra protección y la de quienes circulan a nuestro alrededor, ya sean peatones u otros vehículos. ¿Cómo podemos protegernos?
En caso de que el patinete sea alquilado, debemos comprobar que el contrato de alquiler incluye un seguro de Responsabilidad Civil y Seguro personal de accidentes para el conductor.
Si el patinete es propio, podemos comprobar si en nuestra póliza de seguro de hogar tenemos incluida alguna cobertura de responsabilidad civil para bicicletas y patinetes, algo que es habitual aunque no esta generalizado a todos los seguros.